domingo, 2 de junio de 2013

Ondiz y las guerras carlistas.

Ermita de Ondiz. A la derecha, adosado, se ven los restos del fuerte carlista.

Hace algunas semanas en Leioa se hizo desaparecer uno de los últimos vestigios de la última guerra civil del siglo XIX, el muro del fuerte de Artaza. Quedan escasos restos del fortín de la ermita de Andra Mari de Ondiz, en la parte trasera con vistas hacia la ría y unas trincheras cuya localización están en duda.
Movido por la curiosidad he estado indagando sobre las guerras carlistas en lo que se refiere al pueblo de Leioa y la verdad es que no he encontrado mucho, o mejor, apenas nada

En la primera guerra carlista (1833-1840). El Tercer Batallón carlista de la División de Bizkaia bajo las órdenes de Zumalacarregui tenía hombres de Leioa, Munguia y Erandio que participaron en el asedio de Bilbao.
Durante casi un mes de 1836,tuvo que ser entre el 30 de noviembre que cruza a Las Arenas desde Portugalete y el 25 de diciembre que entra en Bilbao tras la batalla de Lutxana, el general Espartero concentró sus tropas liberales en las elevaciones de Leioa y Erandio. Desde donde dirigía sus ataques al fuerte del monte Banderas, Cabras y San Pablo en manos de los carlistas y reductos del tercer asedio sobre Bilbao.


En algún momento de esas fechas, Espartero que contaba con 14.000 hombres, estableció su cuartel general en el palacio de Atutxene. Y cuentan que sus tropas saquearon la ermita de Ondiz. En su avance hacia Bilbao se encontró con el puente sobre el Gobela destruido y el de Lutxana sobre el Asua también. (En 1839 se reconstruyó el puente llamado de los Ocho Ojos sobre el desagüe de las marismas de Guecho, desde 1779 el río Gobela desembocaba en la ría frente a Portugalete sin salir directamente al mar, anteriormente su desembocadura cambiaba en función de la evolución de las dunas, unas veces salía al mar en las cercanías de Balanar y otras en la ría).

Casa-palacio de Atutxene en Ondiz (Leioa)
Durante la tercera guerra carlista (segunda en territorio vasco)  (1872-1876) en Leioa, marzo de 1873,  estaban acuartelados 104 militares carlistas de las Compañias 3ª y 5ª del Batallón de Durango del Ejército Real del Norte.

Ese mismo año desde el mes de julio Portugalete (baluarte liberal) fue sometido a fuego de artillería desde las alturas de “La Boronita” o Gaztelueta. Baterías de artillería comandadas por el coronel Patero.  En Agosto los carlistas destruyen por orden del comandante Gorordo el puente que llamaban de Lamiaco, para, según Antonio Pirala ,impedir la ayuda de Bilbao a Portugalete asediada. (Según Jesús Basañez se trataría del llamado puente del Matadero de Leioa, sobre el río Udondo, ya que para esa época estaba saneada la vega de Lamiaco y construido el Camino de Las Arenas ). El 21 de enero de 1874, Portugalete, asediada, capituló ante los carlistas, que entraron en la Villa a la mañana siguiente al mando de Castór Andechaga.

En septiembre de 1874, los carlistas mantenían 24.000 hombres armados y ocupaban casi por completo el País Vasco y Navarra, excepto las capitales. Se estableció así un verdadero Estado carlista que tenía su base en las diputaciones forales y en el que Carlos VII era el jefe de Estado y estaba al frente de un Gobierno compuesto por tres secretarías de Estado: Guerra, Negocios Extranjeros y Estado, y, Gracia, Justicia y Hacienda. El número de carteras aumentaría posteriormente hasta cinco. Existía también un Código Penal, Tribunal Supremo de Justicia, Aduanas, servicio de correos y en 1874 se estableció una universidad en Oñate.

Tras la derrota del ejército carlista en Somorrostro, el 2 de mayo de 1874 el General Concha entra en Bilbao al retirarse el cerco carlista.
El 2 de mayo de 1874, los liberales comandados por el general Concha toman posiciones sobre El Abra, en Algorta y margen derecha de la ría. Para el 14 de mayo ya se había restaurado el Ayuntamiento “liberal” en Portugalete.

Durante el verano de 1874 levantan los fuertes de Artaza  y Gaztelueta. El 
de Gaztelueta donde hoy está el caserón que construyó Antonio Menchaca (entre 1922 y 1924)  muy cerca de donde estaban ubicados los cañones del asedio a Portugalete. El de Artaza  en lo que conocimos como el “castillo de Lucas”, cuyos últimos vestigios el Ayuntamiento de Leioa ha hecho desaparecer este año.






Muro del fuerte de Artaza (castillo de Lucas). Destruido en 2013


En 1875 el destacamento carlista seguía en Ondiz, en torno al fuerte-ermita de Ondiz construyeron una trinchera.
Jesús Basañez Arrese en el libro “Lejona, anteiglesia vizcaina” escribe: “Hubo también, por este tiempo, actividades bélicas en torno a la ermita de Ondiz y sus alrededores”. A continuación dice “Todavía se conserva una trinchera de la época, situada entre los restos del fuerte (antiguo <<castillo de Lucas>>) y la propia ermita”.
Trinchera cuadrangular de Ondiz según vuelo de 1956.
Trinchera cuadrangular de Ondiz en 2010.
La susodicha trinchera no puede ser otra, por su posición, que la cuadrangular de Curuceta (Kurtzeta). Que hasta el día de hoy se mantiene. Esperamos que el Ayuntamiento tenga a bien conservarla y rehabilitarla. Esa trinchera protegería como puesto avanzado y de vigilancia al fortín de la ermita, ya que al parecer y según los datos disponibles en torna a la colina de Ondiz-Artaza convivieron, posiblemente  sin ninguna armonía, al menos desde el 2 de mayo de 1974 al 27 de abril de 1975, liberales y carlistas. Y pudiera ser que la ermita de Ondiz fuera el último reducto que se mantuvo en manos de los carlistas  vigilando la ría.
Porción de mapa de Leioa de principios del siglo XX.
En 1875 el destacamento carlista de Ondiz solicitó del Ayuntamiento: Que limpiasen de zarzas los caminos de acceso y que los mozos menores de 18 años fuesen a dormir al fuerte para evitar ser capturados por las fuerzas liberales. Para satisfacer las necesidades del mantenimiento de las fuerzas militares, el Ayuntamiento tuvo que recurrir a solicitar créditos.


                                                                    La cota de Kurutzeta y el lugar de la trinchera vista desde el sur.

La cota de Kurutzeta y el lugar de la trinchera vista desde el norte.

El 12 de abril de 1975, de noche,  los carlistas en un golpe de fuerza toman el fuerte de Axpe  que estaba en manos de los liberales. Según Brea, este estaba guarnecido por un jefe, cuatro oficiales y 118 soldados de infantería y artillería con dos cañones rayados de 12 y 16 cms.
La respuesta liberal fue inmediata y el general Crispín Ximénez de Sandoval  reunió tropas y cercó el fuerte.
Sin embargo los carlistas consumado el golpe de mano decidieron retirarse, tras apoderarse del arsenal y de comestibles,  incluyendo el cañon de 12 cms  y destruyendo el de 16 al no poder transportarlo.
Según los carlistas habían causado 15 muertes, y capturado como prisioneros a 3 oficiales y 80 soldados. Ellos perdieron un teniente y 5 voluntarios, resultando heridos un capitán y tres voluntarios. Los liberales refieren el mismo número de bajas y la pérdida de 122 granadas, 10 botes de metralla, 106 cartuchos de cañon y 60.000 de fusil.
Al parecer el asalto de una partida de 80 carlistas del batallón de Arratia  tuvo éxito al ser sorprendidos los centinelas. Lo que originó posteriormente un proceso militar en el que fue absuelto un oficial de artillería, único mando que estuvo a la altura de las circunstancias.


El 27 de abril el Comandante del destacamento carlista de Ondiz ordenó el desalojo de la ermita.
Vestigios del fortín de la ermita de Andra Mari en Ondiz.



Muro con aspilleras de la ermita. En la actualidad  destruido.

2 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo, un trabajo serio y documentado que nos da luz sobre temas que se sabían a medias. Solo comentar un pequeño desliz.El palacio de Ondiz donde según relatas se estableció el general Espartero sobre 1836 no es Atutxene, sino Atxutene o Atxutegiena es su forma culta, levantado por el bilbaíno Canuto de Achutegui, en 1828 según reza la inscripción sobre su dintel. En el reciente libro Leioako leku-izenak, ya por decencia, retirado por Euskaltzaindia de su catálogo, se data la casa a finales del siglo XIX!! Las cosas que dice el mismo libro sobre los castillos o fortalezas de Gaztelueta son también para coger con pinzas: Dice que el nombre está muy documentado desde 1683 pero que lo toma del fuerte que hicieron los carlistas en 1873. Desde luego los datos que dan dejan muy a las claras que apenas han manejado documentación que pueda acreditar sus afirmaciones. Gaztelueta está documentado desde 1621 y esperemos que sigamos encontrando alguna fecha que lo remonte aún más atrás.

    Eskerrik asko

    Ander Ros

    ResponderEliminar